Causas

En la mayoría de los casos existen varios factores responsables de estos problemas. Los más probables son:

  • Traumatismos, tales como accidentes automovilísticos, síndrome de latigazo (whiplash) golpes en la cara o la cabeza o extracciones u otros tratamientos dentales traumaticos.
  • Mala oclusión (mala mordida), ausencia de dientes o prótesis dentales en mal estado.

fig4

  • Hábitos orales, tales como el bruxismo, que consiste en rechinar los dientes y otros muchos otros movimientos parafuncionales (no necesarios) de la mandíbula, no controlables y que están relacionados con  la mala mordida.

fig5

  • Enfermedades, infecciones, o condiciones sistémicas que se manifiestan en varios de los músculos, nervios o articulaciones del cuerpo tales como la artritis reumatoidea, fibromialgia o lupus y muchas mas.

  • Tumores, medicamentos y otras condiciones medicas.

  • Condiciones hereditarios o genéticas.